lunes, 15 de junio de 2015

Campaña por el cierre de los CIE

La UJCE apoya la convocatoria del 15J por el cierre de los CIE

El próximo lunes 15 de junio hay convocatorias en diferentes ciudades del Estado español pidiendo el cierre de los Centros de Internamiento de personas Extranjeras (CIE). El internamiento en los CIE es una medida aprobada por la UE en el marco del acuerdo común sobre migraciones conocido como “acuerdo de Schengen” de 1995. Según este acuerdo, el internamiento en un CIE es necesario para garantizar la expulsión de personas que se encuentran en situación administrativa irregular, situación que se da tanto para quienes nunca hayan tenido permiso de residencia, como para quienes habiéndolo tenido, lo pierden por ejemplo por estar en situación de desempleo. Los CIE se configuran como cárceles en las que se interna bajo condiciones inhumanas a la población migrante avalados por la actual Ley de Extranjería que legaliza el castigo con el internamiento de hasta 60 días a personas que sufren la pobreza consecuencia de las políticas neoliberales de precarización de nuestras condiciones de vida.


Muchas son las razones para pedir una vez más el cierre de estos centros y el fin de esta política que concibe la emigración como un problema para la “Europa fortaleza”. El fin de los CIE es exclusivamente garantizar mediante el internamiento la futura expulsión de los internos e internas y sin embargo, sólo la mitad de las personas que son internadas, son posteriormente expulsadas. Su utilidad es cuestionable, así como el control y mantenimiento netamente policial que se lleva a cabo en ellos. El oscurantismo de su situación y regulación ha llevado a que sean cada vez más los casos de denuncias que hacen las personas internas y las organizaciones que trabajan con ellas por la ausencia de servicios básicos, las condiciones deplorables de los ocho CIE de España, el internamiento de menores o el abuso policial y las torturas. Son estos centros muchas veces receptores de personas solicitantes de asilo político, o de víctimas de trata de seres humanos que son expulsadas a sus países de origen consecuencia en muchos casos del deficiente acceso a la justicia que se sufre durante el internamiento. Y ante esta situación de denuncias y de incumplimiento del Reglamento de los CIE aprobado en 2014, el actual Gobierno sin embargo, amenaza con abrir nuevos centros en Algeciras para sustituir las pésimas condiciones del actualmente existente; en Málaga, donde fue cerrado el anterior por sus obsoletas condiciones e instalaciones; y otro en Madrid.

Las y los inmigrantes sufren actualmente tanto a nivel estatal como europeo, las consecuencias de las leyes de extranjería más represivas de nuestra historia reciente. Todo ello con cuño y aval del PSOE y el PP, situación promovida desde la UE, convirtiéndose el parlamento europeo en el ente director de la represión y endurecimiento de las políticas migratorias. Resulta lamentable que después de reventar la cultura de las regiones coloniales, después de haber saqueado sus recursos, materias primas y habiéndolos dejado hundidos en la miseria, no se les trate como personas, negándoles de esta manera todo tipo de derechos y condenándoles a la marginalidad cuando llegan a nuestro país buscando un lugar donde desarrollarse personal y laboralmente, impedidos por los gobiernos títeres y corruptos de sus
países, o por las situaciones de conflicto que viven en sus lugares de origen. Conflictos que a su vez son agudizados consecuencia de los intereses del imperialismo.

Tanto los CIE como las expulsiones que se producen desde comisarías, aún con menos derechos que las que se llevan a cabo tras el internamiento, y el blindaje en general desde el que se responde al fenómeno migratorio, obedecen a las necesidades y los intereses del capital en detrimento una vez más de los derechos y la dignidad de la clase trabajadora. Desde la UJCE nos oponemos a la existencia de estos centros, aútenticos “Guantánamos” en territorio europeo y llamamos a la movilización el próximo 15 de junio.
¡Nativa o extranjera, la misma clase obrera!
¡CIEs, no!
ir arriba