jueves, 30 de abril de 2015

Pegada 1 de Mayo en el poligono industrial









Con nuestras vidas no se juega


565 trabajadores y trabajadoras perdieron la vida durante 2014 mientras trabajaban o mientras acudían a su puesto de trabajo. La patronal y los gobiernos que les amparan siguen saliendo impunes. Esto revela que siguen sin cumplirse las normativas de seguridad que podrían evitar muchas de estas muertes.

Pero no son sólo la falta de medidas de seguridad sino que las mismas condiciones contractuales y la precarización continua y constante incide también en que tantos trabajadores pierdan la vida. No solamente se trata de fallecidos, pues durante el 2014 aumentaron los accidentes laborales con respecto al año pasado, un total de 482.578 accidentes que dieron baja.

Como vemos, año tras año aumentan los accidentes laborales y sin embargo la patronal, el gobierno y sus voceros tratan de dar la imagen de lo contrario. En este contexto de crisis, y con la reforma laboral como marco legal, la impunidad ante los accidentes y su aumento van de la mano.

Desde la Unión de Juventudes Comunistas de España (UJCE) manifestamos que bajo el capitalismo, donde priman los intereses de la patronal por encima de cualquier otro, tanto los accidentes laborales como la falta de seguridad en el trabajo, son elementos imposibles de erradicar. Pero a pesar de ello, debemos exigir que la salud y la seguridad en el trabajo se consideren como una prioridad, que se pongan los medios necesarios para luchar contra la siniestralidad laboral y que se persigan y castiguen severamente todos y cada uno de los delitos o imprudencias que repercutan en la salud de los y las trabajadores/as.

El capitalismo no sólo explota, también mata



martes, 21 de abril de 2015

#StopPrivada

No al Real Decreto de Wert en favor de la enseñanza privada

A principios del 2011, en una reunión a espaldas de todo el estudiantado, se producía una reunión entre Ana Patricia Botín y todos los rectores, no había en ese momento rectoras, de las Universidades españolas en la que acordaron la fase final del proyecto de mercantilización y elitización de la Universidad tras el Plan Bolonia, al que se le llamaron “Universidad 2015”. A finales de ese mismo año, tras la victoria del PP en las elecciones generales, el proceso se paró al parecerles demasiado blando.
El Gobierno de Rajoy no se atrevió a realizar una ley universitaria que abarcase a toda la comunidad educativa, ya que no contaban con el apoyo ni siquiera de las comunidades autónomas donde gobernaba su propio partido, esto se vio con la LOMCE, están llevando acabo sus planes a golpe de real decreto.
Lo próximo que quieren aprobar antes de terminar su legislatura, marcada por los recortes en derechos tan básicos como la educación, será para facilitar la creación de Universidades privadas y la acreditación para ser docente universitario. Esto se veía venir por el hecho de que en España hay 50 Universidades públicas y 31 privadas y que en los últimos 18 años solo se han construido 19 centros privados.  De ahí, que mientras el discurso oficial nos habla de como la universidad pública es insostenible aun teniendo graves carencias y margen de mejora , también nos insisten en que habrá que iniciar el proceso de fusiones de centros universitarios para que sea más rentable al estado pagar la educación. Por lo que las clases dominantes vuelven a plantear otra vez en su discurso hegemónico la privatización de la educación , vendiéndola al mejor postor.
Esto va a suponer en primer lugar que se puedan producir más contrataciones a dedo por parte de rectores y decanos y que el PDI continúe bajo el sistema de la precariedad. Con el nuevo sistema de financiación, recibirán más dinero las Universidades que se consideren más eficaces, es decir, las que sean más rentables (para el Estado siempre va a ser más rentable la privada) y tengan un profesorado más excelente. La calidad será medida por agencias de evaluación externas, que representan los intereses del gran capital.
Esto podría acabar en una competición entre Universidades por la contratación de este profesorado, estando la publica en clara desventaja, lo que acabará dividendo las Universidades en universidades de primera y universidades de segunda, algo que veníamos denunciando en la UJCE desde 2013. Con la excusa de la crisis, se acabaran tomando medidas como especializar centros (sin ampliar las becas de movilidad) o cerrarlos directamente (“racionalización de la oferta académica bajo criterios de mayor calidad y eficiencia”). Con todo ello lo que se busca es una elitización de la Universidad y expulsar, a partir de pago de matriculas elevadas, a la clase obrera de la enseñanza superior.
Pero a las estudiantes de CLM esto no nos extraña ya que el año pasado el rector de la UCLM se adelantó a todas estas medidas e implanto una Ley de Mecenazgo que impone la voluntad de las empresas privadas que financian la Universidad sobre los intereses de las estudiantes y de la propia Universidad, ya que tanto la oferta de títulos e investigaciones docentes variaran según sus intereses.
Un ejemplo de ello es Enresa: una de las empresas que tiene un convenio firmado con la UCLM. Dicha empresa es la encargada de la gestión de todas las centrales nucleares del país y que se va a encargar de construir el cementerio nuclear en Villar de Cañas, obra faraónica que no tiene más consenso que el del PP, que necesita de estudios sobre los terrenos de la zona para poder construirlo finalmente… ¿los estudios de la UCLM de estos terrenos van a ser objetivos?
Desde la UJCE en Castilla-La Mancha hacemos un llamamiento al estudiantado para que se movilice, se informe sobre la situación real que vivimos y que los medios de comunicación tratan de esconder. El estudiantado tiene que alzar su voz y organizarse contra estos ataques.
Ante sus ataques, Nuestras respuesta

No a la educación privada

martes, 7 de abril de 2015

Análisis de la situación social y política de Castilla-La Mancha (abril 2015)

Comenzamos este 2015 continuando con la tónica ascendente en cuanto a cifras de desempleo se refiere, en enero el paro registrado aumentó en un total de 5026 personas, superando en un 2,12% el anterior dato y situándose por encima de la media estatal. Esta tendencia se ha visto amortiguada en febrero donde el desempleo “sólo” ha subido en la región un 0,06% manteniéndose en valores similares a los de enero, aunque su lectura, que a priori puede ser vista como una atenuación de tendencias ascendentes, está sujeta a variables que más adelante analizaremos. Las provincias más castigadas son Toledo, Ciudad Real y Cuenca donde se produjo un aumento significativo del desempleo. Guadalajara y Albacete han visto disminuidas sus inscripciones en oficinas de empleo, no significando esto que tales bajas supongan incorporación laboral, sobre todo si tenemos en cuenta la trampa que ha elaborado la consejería de empleo para edulcorar las cifras, consistente en la baja automática del registro a todas aquellas trabajadoras y trabajadores que hayan solicitado plaza en un taller de empleo. En el ámbito Juvenil el desempleo sigue por encima del 60%, manteniendo el dudoso honor de ser la región líder en este aspecto. Es importante reseñar que la realidad supera las cifras, debemos analizar esto teniendo en cuenta factores bastante difíciles de cuantificar, o cuyos datos son aún bastante controvertidos, como puede ser la cantidad de población castellanomanchega expulsada hacia el exilio económico, los índices de precariedad laboral , trabajadoras o trabajadores trabajando sin contrato, mujeres que se ven relegadas a cumplir con las tareas domésticas y de cuidados por la supresión de determinados servicios sociales, o simplemente, trabajadoras y trabajadores de larga duración cuya frustración les hacen causar baja como demandantes de empleo. Todo ello hace que la población activa en Castilla – La Mancha disminuya paulatinamente cuestión que vemos reflejada cada vez que se publica la EPA.

Leer más
ir arriba