domingo, 17 de mayo de 2015

17 de Mayo día internacional contra la LGTBIFOBIA

Un año más el 17 de mayo volvemos a salir a la calle para conmemorar que ese mismo día en 1990 la OMS eliminó la homosexualidad como enfermedad mental gracias a las luchas de los movimientos LGTBI. Unas luchas que exigían dignidad frente a la negación como sujeto de pleno derecho que suponía considerar como “enfermas” a aquellas personas que se desviaban de la norma heterosexual. A día de hoy, todavía la transexualidad sigue catalogada como enfermedad mental en los manuales psicológicos, cuestión toca visibilizar como una lucha prioritaria que tenemos que dar.
17mayo2015-01
Si bien la homosexualidad ya no es considerada una enfermedad mental, la violencia fundamentada en el odio a quien se desvía de la norma sexual sigue presente en nuestro día a día. A pesar del espejismo que supone pensar que en materia de igualdad “ya está todo hecho”, toca sacar a la luz los mitos y las mentiras, contra los conformismos y la falsa paz social, que esconden una realidad llena de violencias hacia quienes transgreden las normas de género que articulan nuestras sociedades. Ejemplos claros son las diferentes agresiones que han salido a la luz los últimos meses, las cifras escandalosas de acoso escolar que siguen sufriendo la gran mayoría de adolescentes LGTBI o la exclusión y pobreza a la que se ven abocadas las personas transexuales, especialmente las mujeres trans.
Ahora bien, no sólo tenemos que condenar dichas manifestacones de violencias contra las personas LGTBI, sino también aquellas más sútiles, cotidianas e invisibles. Aquellas violencias como las actitudes machirulas que surgen ante el miedo constante del hombre hetetorsexual a que se dude de su condición sexual ridiculizando lo femenino, la pluma y reforzando los roles de género más masculinos.
Lejos de pensar que esta violencia es casual o espontánea hay que visibilizar que esta violencia tiene un fundamento claro en nuestras sociedades, y no es otro que legitimar un orden social fundado en la división sexual del trabajo, basado en dos género, dos sexos y una relación heterosexual entre ellos. Un orden social necesario para la supervivencia de un sistema capitalista que es incapaz de sostener la vida sin recurrir a esa misma división sexual del trabajo.
Por todo ello, desde la Unión de Juventudes Comunistas de España nos sumamos a este día histórico para la lucha LGTBI dejando patente como bien sabemos que “la historia de la humanidad es la historia de la lucha de clases” y por tanto cada conquista por la liberación sexual sólo vendrá de la mano de la organización y la batalla diaria contra el heteropatriarcado.
Por una sociedad sin clases.
Por una sociedad sin géneros.
Unidas para vencer su odio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ir arriba