domingo, 3 de febrero de 2013

No es un partido político. El sistema capitalista es el corrupto

Los casos de corrupción que están copando la actualidad política no se pueden entender como hechos aislados ya que la corrupción es inherente al sistema capitalista. Para las y los jóvenes comunistas sólo mediante un estado de naturaleza corrupta y autoritaria se puede mantener un sistema basado en la explotación de las y los trabajadores.

Basta echar un vistazo a la puerta giratoria entre los consejos de administración de las grandes empresas y los dirigentes/diputados de PP, PSOE, CiU, PNV, etc.,  para darse cuenta por qué y para quién se gobierna. El presunto caso de corrupción entre grandes empresas y  el Partido Popular sólo es una muestra más de la farsa en la que se sustenta el sistema capitalista en el estado español.  Unos pocos ejemplos:

1) Con el desmantelamiento del tejido industrial  estatal durante los gobiernos de Felipe González para adaptar la economía  al papel productivo que la Comunidad Económica Europea reservaba para España, se sembraron los cimientos de un nuevo modelo productivo basado en una burbuja especulativa.  Este proceso acabaría de tomar forma con la llegada al gobierno de José María Aznar y su Ley del Suelo, que desataría el estallido del “boom inmobiliario” al que debemos gran parte del endeudamiento que sirve como pretexto para la ejecución de políticas de austeridad, recortes y privatizaciones. ¿Tendrán algo que ver estas cuestiones con los presuntos nexos entre las grandes constructoras y el PP? ¿Y con todas las infraestructuras públicas ejecutadas por estas empresas?
 
2) En dicho extracto de lista de grandes empresas que presuntamente financian al PP (estamos convencidos de que la lista puede ser mucho más larga) vemos que se encuentran muchos de quienes considerábamos en la campaña lanzada en 2011 como “Culpables de la crisis”, dirigentes de las empresas más poderosas que acababan de celebrar una reunión con Zapatero, entonces presidente del Gobierno.

Progresivamente las propuestas de estos empresarios se han ido materializando en reformas fiscales y laborales,  todo bajo la representación internacional a cargo de la Corona y el Gobierno. Además, lo que antes calificábamos como puerta giratoria entre los órganos de dirección de estas empresas y los partidos políticos del régimen no sólo evidencian que Gobierno y Patronal son dos caras de una misma moneda, sino que adquiere especial virulencia cuando se trata de empresas privatizadas por estas mismas fuerzas políticas.

Desde la Juventud Comunista denunciamos que son los capitalistas y sus gobiernos títeres los causantes de la crisis y quienes pretenden seguir haciéndonosla pagar a las trabajadoras y trabajadores.

Que son estos mismos capitalistas quienes tienen los medios de comunicación y a un ejército de periodistas y tertulianos a sueldo para legitimar este corrupto sistema.

Que son estos capitalistas quienes debido a que cada vez existe una mayor concentración de producción en un menor número de empresas, desatan esta voraz competitividad entre dichas grandes empresas. Esto conlleva a unos niveles cada vez mayores de precariedad, paro y pobreza para la clase trabajadora a pesar de que cada vez haya mayores niveles de productividad debido a los avances tecnológicos y de organización del trabajo.

En resumen, estos casos de corrupción no sólo deberían suponer la inmediata dimisión de Mariano Rajoy y la convocatoria de elecciones anticipadas, sino que debe suponer un revulsivo más para la aceleración de los procesos de construcción de poder popular, con la vista puesta en un proceso constituyente para construir la Tercera República como vía al Socialismo.

Se están repartiendo nuestro trabajo y nuestro sudor, es hora de plantar cara.
¡Organicemos la respuesta!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

ir arriba