domingo, 12 de agosto de 2012

En solidaridad con el Sindicato Andaluz de Trabajadores


Desde la Unión de Juventudes Comunistas de España queremos mostrar nuestra solidaridad y apoyo con los compañeros del Sindicato Andaluz de Trabajadores, especialmente con los siete detenidos en relación a la acción que este sindicato efectuó el pasado martes en un Mercadona de Écija. Mostramos, igualmente, nuestra repulsa a la acción represiva del gobierno, el cual se esfuerza en reprimir cualquier tipo de acción de protesta y desobediencia de la clase trabajadora al tiempo que ampara y protege a las grandes fortunas de cualquier acción legal.
Para la Juventud Comunista, la acción del SAT es parte del legítimo derecho a la desobediencia contra un sistema que atenta diariamente contra los derechos de la clase trabajadora, condenada al paro, la pobreza y la precariedad. Estas acciones visualizan la injusticia de un capitalismo que hace de derechos básicos como el trabajo, la alimentación o la vivienda mercancías al servicio del capital.
Los verdaderos criminales se encuentran en las juntas de accionistas de las grandes empresas, enriquecidos en base a la explotación y la precarización de las y los trabajadores. Mercadona, acaparadora de gran parte del mercado alimenticio en España, no es ajena a esta lógica y, por lo tanto, denunciamos sus prácticas comerciales que empobrecen a los pequeños agricultores y al campesinado, así como sus prácticas de acoso y coacción a las y los trabajadores de sus establecimientos, como ha sido denunciado en varias ocasiones.
Por ello, exigimos la retirada de los cargos de los detenidos y reiteramos nuestro más firme apoyo a los mismos. Igualmente, anunciamos nuestra adhesión a las acciones de solidaridad que se realicen en apoyo a estos y contra la represión a las y los activistas sociales.
Para la Juventud Comunista, la acción del SAT es parte del legítimo derecho a la desobediencia contra un sistema que atenta diariamente contra los derechos de la clase trabajadora, condenada al paro, la pobreza y la precariedad. Estas acciones visualizan la injusticia de un capitalismo que hace de derechos básicos como el trabajo, la alimentación o la vivienda mercancías al servicio del capital.
Los verdaderos criminales se encuentran en las juntas de accionistas de las grandes empresas, enriquecidos en base a la explotación y la precarización de las y los trabajadores. Mercadona, acaparadora de gran parte del mercado alimenticio en España, no es ajena a esta lógica y, por lo tanto, denunciamos sus prácticas comerciales que empobrecen a los pequeños agricultores y al campesinado, así como sus prácticas de acoso y coacción a las y los trabajadores de sus establecimientos, como ha sido denunciado en varias ocasiones.
Por ello, exigimos la retirada de los cargos de los detenidos y reiteramos nuestro más firme apoyo a los mismos. Igualmente, anunciamos nuestra adhesión a las acciones de solidaridad que se realicen en apoyo a estos y contra la represión a las y los activistas sociales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ir arriba