martes, 28 de febrero de 2012

INFORME POLÍTICO INVIERNO 2011-12

Vivimos un momento en el que se recrudece la agresividad del sistema capitalista y en el que pone todas sus armas en juego para afianzar lo conquistado y aumentar sus conquistas en retrocesos sociales, desaparición de derechos adquiridos, pérdida de derecho de autodeterminación de los pueblos y acumulación de capital.

Objetos tan amplios parecen en algunas ocasiones no tener repercusión directa en el ámbito territorial último, pero es en estos estratos en los que se materializan estos avances del sistema capitalista de forma mas grave. No obstante, la avaricia incesante del propio sistema y sus sustentadores, recrudecen la lucha de clases y fomentan por si solos el caldo de cultivo que abre el camino al aumento de la conciencia de clase de las capas populares.

En el ámbito laboral la situación no puede ser mas precaria en una ciudad  con un tejido económico como el de la ciudad de Toledo. Con un PIB basado principalmente en el sector servicios, y en el caso industrial en las PYMES o incluso microempresas (<10 trabajadores), la reforma laboral afecta a la gran mayoría de la población toledana, que queda al descubierto, con los convenios sectoriales desiertos y la posibilidad de ser despedidos de forma procedente en cualquier momento. Este hecho afecta especialmente a la juventud, cuyas tasas de precariedad doblan al conjunto de la juventud trabajadora. Así mismo las disposiciones adicionales segunda y tercera de dicha reforma abren la puerta al despido al personal laboral fijo al servicio de las administraciones, hecho este, que en una ciudad con un gran número de empleados/as publicos/as es especialmente grave. Todo esto unido a la ley de medidas complementarias al plan de garantías de los servicios sociales básicos, que recorta derechos laborales, privatiza servicios públicos, complica enormemente la situación de las trabajadoras al servicio de empresas que realizan trabajos externalizados y fomenta el clientelismo de la administración regional, están sirviendo de caldo de cultivo para las mayores movilizaciones que se recuerdan en Castilla La Mancha. La movilización del 11 de febrero fue sin duda un hito histórico en la ciudad de Toledo, en la que unas 25.000 personas salieron a la calle bajo un mismo lema, el de los servicios públicos universales y de calidad. Desde la UJCE hemos de felicitarnos por nuestra presencia que fue multitudinaria en un gran cortejo formado por las organizaciones IU-PCCM-UJCE.
A partir de esa movilización, en el ámbito laboral también hemos de resaltar la manifestación del 19 de febrero contra la reforma laboral, que igualmente supuso una demostración de fuerza de la clase trabajadora y en la que igualmente la UJCE fue parte activa de esa demostración de fuerza.

En el horizonte, la huelga general del sector público de Castilla La Mancha del 29 de febrero, ligada a las movilizaciones convocadas en toda Europa ese mismo día, supondrán una jornada de lucha que no hará mas que avanzar en la construcción de esa alianza social anticapitalista que está llamada a abrir las puertas de la transformación social.

En el ámbito estudiantil la situación no mejora respecto al ámbito laboral, tanto por la situación como por las perspectivas. La aplicación del Plan de Garantías (“Plan de recortes”), no puede ser mas desalentadora. El aumento de la jornada del personal docente, eliminación de los centros de formación, eliminación de asignaturas, eliminación de la gratuidad de libros de texto, eliminación de descuentos en transporte, reducción de recursos para la universidad (200 millones €), reducción de becas y elitización de la educación………..
Sin ninguna duda la educación pública está siendo atacada de forma frontal, ya que es el principio de la igualdad y por tanto es la forma mas rápida y sencilla de cercenar dicha igualdad de forma efectiva. Pero igualmente que en el ámbito laboral, las estudiantes han despertado del letargo y se organizan para luchar contra el avance capitalista. A través del Bloque Estudiantil de Toledo se encauza la indignación estudiantil y no podemos mas que aplaudir la labor de las estudiantes que con empuje, autodeterminación y organización son capaces de plantar cara convocando una huelga de estudiantes el 1 de marzo y apoyando las movilizaciones del 29 de febrero. Esta referencia del movimiento estudiantil camina hacia su consolidación y promete convertirse en un referente en la ciudad de Toledo sin precedentes.

Hemos de hablar por desgracia del repunte de la violencia fascista en la ciudad de Toledo, un hecho este que nos preocupa especialmente, ya que si bien se nos vende a diario que vivimos en una sociedad que avanza hacia la tolerancia, la diversidad y el respeto, la realidad es muy distinta. El sistema capitalista utiliza a sus verdugos alimentados y engordados por sectores políticos y empresariales de la derecha que disfrazan de reyertas lo que en realidad es un claro signo de lucha de clases. Así, cualquier movimiento combativo que parezca poner en cuestión el sistema establecido y ofrecer alternativas es inmediatamente atacado a través de estos grupúsculos alimentados por el propio interés del capital. Hemos de incidir en que la posición de la UJCE será siempre de firmeza contra estos ataques que no son ataques aislados sino parte de una estrategia conformada. Así mismo hemos de recalcar nuestra intención de seguir presentes en el frente antifascista ofreciendo una alternativa ideológica antifascista y de clase a la juventud, haciendo especial hincapié en que estas agresiones no son mas que una forma mas de manifestarse del poder capitalista.

En el horizonte cercano se avecinan movilizaciones clásicas como el día de “La mujer trabajadora” (8 de marzo) donde la UJCE se vuelca en esta campaña y hace un esfuerzo por visibilizar el papel esencial de las mujeres como parte esencial del proceso revolucionario y luchando contra cualquier tipo de paternalismos trasnochados o actitudes patriarcales normalizadas de forma claramente tendenciosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ir arriba