domingo, 27 de noviembre de 2011

La UJCE ante el nuevo contrato en prácticas para jóvenes

Como viene siendo habitual en los últimos tiempos, el Gobierno del PSOE ha preferido morir matando antes que resistir ante los intereses de la oligarquía empresarial, aprobando, como última medida de su mandato, un Real Decreto que profundiza en el desmantelamiento de los derechos laborales de la juventud. Esto pone en evidencia una vez más que, mientras el poder real lo controlen los banqueros, empresarios y especuladores, los derechos conquistados por la clase trabajadora nunca dejarán de estar en peligro.

Esta vez, mediante la publicación del RD 1523/2011 el pasado 19 de Noviembre se hacen efectivas un conjunto de medidas que , pretendiendo incrementar las oportunidades de empleo para los trabajadores y trabajadoras desempleados de entre 18 y 25 años, rescata la figura del aprendiz, aquí denominado “joven en prácticas”. El objetivo de esta medida es incluir entre los que pueden acceder a un contrato de este tipo a aquellos que no tenían cabida dentro del RDL 10/2011, esto es, a aquellos jóvenes con titulaciones universitarias o de Formación Profesional. Con esta medida se reducen las cifras del paro a costa de precarizar el mercado laboral y acercarnos cada vez más a las condiciones existentes en el siglo XIX.

Según esta nueva normativa, no existe relación laboral con el empresario o empresaria, sino que se utilizan eufemismos para definir el acuerdo entre las dos partes, para así evitar el considerar al o la joven en prácticas como un asalariado más. Se le priva de los beneficios que tienen los que se rigen por otro tipo de contrato, mientras que se le imponen todos los inconvenientes. Aparte de poder disfrutar de las bajas, carece de cualquier otro tipo de ventaja, ya que no tiene derecho a vacaciones, ni a paro, ni a que conste como experiencia laboral, ni a indemnización por despido. Además su salario mínimo es irrisorio, ya que podrá ser de 426€ (80% del IPREM) y el tiempo máximo de vigencia del “contrato” será de nueve meses, después de los cuales el empresario puede “finalizar su relación no laboral con el joven”, para así poder acudir de nuevo a los servicios de empleo a solicitar más empleados y empleadas precarios.

Desde la Unión de Juventudes Comunistas de España volvemos a mostrar nuestra más enérgica oposición a la imposición de todo este tipo de medidas, leyes y normativas que intentan humillar a los y las jóvenes de la clase obrera obligándonos a vender nuestra fuerza de trabajo por un ridículo precio. Sin embargo, la juventud combativa no está dispuesta a arrodillarse , y continuará resistiendo ante los envites de la patronal y los distintos gobiernos antiobreros, saliendo a la calle y continuando la lucha por una sociedad mejor.


Más información:



No hay comentarios:

Publicar un comentario

ir arriba