jueves, 19 de mayo de 2011

22 de mayo: un proceso electoral desde donde seguir movilizándonos

Las elecciones municipales y autonómicas que se celebran el próximo 22 de mayo son unas elecciones que se enmarcan dentro de un sistema parlamentario representativo burgués, que no se acerca ni por asomo al modelo social y político por el que lucha la UJCE.

Dejando claro este punto más que evidente, explicaremos cómo y por qué la Juventud Comunista, como organización integrante de Izquierda Unida, será fuerza activa en el proceso electoral que se celebra en el conjunto del Estado Español.

Entendemos que nuestro primer objetivo estratégico es la construcción de la 3ª República con Democracia Participativa como vía al Socialismo, pues es imposible un cambio del sistema sin una masa crítica organizada, sin un proceso previo de acumulación de fuerzas. Para esto, es de vital importancia construir herramientas de organización política alternativas, unitarias y abiertas, desde donde poder extender conciencia de clase en todos los ámbitos.

Así, frente al bipartidismo y al circo electoral que pretende convertir estas elecciones municipales y autonómicas en un barómetro de apoyo al "PPSOE" para las próximas elecciones generales, vemos necesario aglutinar a todas las fuerzas de izquierdas contra los ataques que el sistema capitalista está realizando contra la clase trabajadora. Esta forma de hacer política, evidenciada también por el resto de partidos del poder y la oligarquía (UPyD, burguesía nacionalista, etc.) allí donde gobierna, hace imprescindible esta fuerza de izquierdas en las instituciones que sirva de altavoz a los movimientos sociales, sindicales y políticos, contrarios a la dictadura de los mercados y el capital.

Paralelamente, para que Izquierda Unida se referencia como una alternativa real de poder y una alternativa coherente anticapitalista, se sigue haciendo necesaria la intervención político-social de los y las comunistas y de los sectores más combativos y concienciados en IU. Esto adquiere una especial relevancia en el ámbito municipal, cuando una presencia institucional nítidamente de izquierdas permite estar más cerca  aún de las reivindicaciones de la clase, y tejer y trasladar de un modo natural los anhelos del pueblo a las instituciones.

En esta campaña electoral somos los sectores más golpeados por el capitalismo y sus crisis inherentes (mujeres, jóvenes, migrantes, paradas/os, etc.), quienes debemos trabajar para que nuestras legítimas demandas se conviertan en el eje central de la campaña electoral. Exigimos cuotas de poder político que nos permitan desarrollar un trabajo real para la transformación desde la base, único camino para demostrar que somos alternativqa allá donde obtengamos el respaldo electoral de la clase.

Debemos converger, en el marco de Refundación de la izquierda, con organizaciones juveniles, movimientos sociales, asociaciones, sindicatos, etc., alrededor de un programa de elaboración colectiva y conjunta que recoja de una forma u otra las aspiraciones de los diferentes movimientos que plantean una alternativa al actual modelo político. Debemos ser el catalizador del cambio necesario para nuestros pueblos y ciudades, garantizando su sostenibilidad económica y ecológica, los espacios y los srvicios públicos, la defensa del interés general por encima del privado. Izquierda Unida debe constituirse tras las elecciones como una firma oposición a la vorágine privatizadora que representan PSOE, PP y el resto de partidos de la burguesía.

En el contexto actual de crisis, señalamos a los partidos de la oligarquía y el orden como responsables directos de la situación de precariedad, paro y exclusión social que vivimos las y los jóvenes especialmente, pero también el conjunto de la ciudadanía.

Por ello, nuestro trabajo como jóvenes comunistas pasa por la construcción del programa colectivo de juventud, que ha de ser lo más consecuente posible con las reivindicaciones y aspiraciones del movimiento juvenil organizado existente. Un programa que pasa por la construcción de herramientas de auto-organización y autonomía para la juventud, que aumente la capacidad de las y los jóvenes trabajadores de incidir en el desarrollo de la política de su entorno.

Entendemos la campaña como un nuevo espacio y una nueva oportunidad para seguir movilizándonos, visibilizando nuestra alternativa y organizar la respuesta colectiva. Una forma de expresar nuestra voluntad de cambio desde lo local contra el capitalismo globalizado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ir arriba